Blogia
Comisión de Apoyo por Tierra

Proclama leída en la Marcha de Apoyo del 27.01.06

Proclama enviada por la Asamblea de ocupantes, leída en Plaza Libertad por una compañera  de UTAA.

 Montevideo, 27 de enero de 2006

POR LA TIERRA Y CONTRA LA POBREZA

En Bella Unión, el día 15 de enero de 2006, 56 personas ocupamos tierras y empezamos a trabajarlas para afincar a  6 familias obreras y humildes de nuestras organizaciones, y para que puedan ganarse el sustento con sus propias manos.

Pero sabemos que esto es solo un parche, que hay cientos de familias que están en las mismas condiciones.

Después de incansables luchas por defender la agroindustria de Bella Unión, al Instituto Nacional de Colonización, y los derechos de los trabajadores rurales, después de una historia de luchas,  decidimos tomar 36 hectáreas del  Instituto Nacional de Colonización, ubicadas en Colonia España, a 9 kilómetros de Bella Unión. Porque otra vez se ha privilegiado a los mismos que han fundido la zona, nuevamente se les han dado créditos y  más áreas de plantación, mientras que a los trabajadores y a los pequeños productores no nos han considerado para nada en el reparto. En la situación en que estamos no podemos seguir esperando que crezca y crezca la torta, sin que lleguemos nunca al reparto; porque solo nos dejan las migajas, de las sobras de los poderosos.

Queremos “tierra pa’ trabajar. Y gracias al apoyo de organizaciones, gremios y otros sindicatos, pudimos  romper terrones y abrir lo surcos  que mañana sembraremos para  alimentar a nuestros hijos con los frutos de la tierra.

Ocupamos la tierra; nos denunciaron políticos locales, que aunque ven las mismas situaciones que nosotros son traidores de los peludos. Buscamos abogado, y las más de 50 personas reunidas en asamblea definimos resistir pacíficamente el desalojo, y lo evitamos. Fuimos atacados por la prensa reaccionaria, que no le entraba en la cabeza que los trabajadores  pueden organizarse, luchar y vivir de su propio esfuerzo, en un pedazo de tierra, sin ser explotados.  Fuimos desprestigiados por esta prensa, que decía que éramos manejados por partidos políticos, o por dirigentes históricos, dudando de nuestra propia capacidad.

Planteamos a las autoridades, nuestra firmeza y decisión de permanecer en las fracciones ocupadas. Las idas y venidas a Montevideo, nos sometieron a un desgaste permanente, pese a lo cual igualmente participamos en ciertas instancias de diálogo con las autoridades competentes, mostrando nuestra disposición a buscar compromisos sustanciosos, reales, no palabras huecas, ni discursos con falsas promesas. 

El compromiso del pueblo oriental con la lucha por la tierra, nos permitió generar un hecho político, que superó las banderas de los partidos, y se instaló en la sociedad en su conjunto. Este hecho político cuestiona al actual gobierno:
¿por qué  al peludo que lucha  hace 40 años  por la tierra se lo excluye del reparto?, ¿por qué nuevamente se lo deja sin garantías frente a una patronal históricamente favorecida?. ¿Por qué los antiguos compañeros de Sendic hoy le niegan un pedazo de tierra a los pobres de campo, olvidándose de sus orígenes?.
¿Por qué  la Asociación Rural pide un ‘desalojo ejemplar’?.

¡ OH, casualidad: la Asociación Rural, que vive de las costillas del peludo, que vive sometiendo al peón de estancia, al jornalero que le cuida toda su riqueza, que levanta sus galpones, y le esquila sus ovejas, sin limitación de la jornada, trabajando de sol a sol, a ese compañero “peón pa’ todo”  no se le permite soñar con tener su propio pedazo de tierra. No podíamos esperar otra cosa de la oligarquía rural del país.

Gracias al apoyo de ustedes compañeros, seguimos luchando, y en medio de tantas tinieblas, encendimos una luz.  Con ustedes, muchos de los cuales han apoyado la lucha por la tierra desde hace años atrás,  que han dado mucho por un país más justo y solidario, con ustedes aprendemos, porque también son nuestro ejemplo. Está en ustedes en echarnos la mano para  que esto no se apague, y se propague cada vez más. Y su apoyo nos demuestra de que estamos en el camino cierto.

Somos capaces, estamos decididos a defender nuestro derecho a la tierra y el trabajo, a la vida digna. Esto se lo expresamos cara a cara a quienes están en las cúpulas del gobierno y la Central sindical, no se lo mandamos a decir por la prensa, sino que se lo dijimos de frente.

En Bella Unión,  defendimos la intervención estatal en CALNU, y la participación de los trabajadores en las decisiones más importantes del nuevo emprendimiento. El obrero es capaz de organizar y planificar su propio trabajo, es el motor generador de toda la riqueza del país, sino miremos el ejemplo de las empresas recuperadas por sus trabajadores.

Los trabajadores rurales, asalariados  y zafreros, desocupados y pequeños productores necesitamos más tierra, para combatir el hambre y la pobreza. Para nosotros es una violencia terrible ver niños pasando hambre, padres y madres de familias desesperadas, que se desmoronan por la falta de trabajo y oportunidades. Por eso queremos saber si para la justicia es un delito tomar una tierra para producir. Porque  para nosotros  es más delito tener una tierra ociosa, sin que nadie la trabaje, disponible a los especuladores o al gran capital, cuando hay hambre y necesidad.

No queremos dar lástima, queremos dar nuestro aporte al cambio histórico de nuestra sociedad, por eso conquistamos estas  primeras 36 hectáreas al sistema. Porque queremos que el crecimiento de la producción sea también el crecimiento de los trabajadores; queremos   participar del incremento y del reparto de la torta, porque sabemos que se puede repartir con voluntad política y organización de base.

Pero el gobierno quiere un “pacto”, quiere tranquilizarnos, quiere un  “compromiso” de quietud, porque teme las movilizaciones y la unión del norte y el sur, en la lucha por la tierra. Lucha que en algún momento formó parte de su propio Programa histórico, y que llevó al sacrificio de muchos compañeros. Y  hoy quieren borrar con el codo, lo que se escribió con la mano.

Y que el gobierno escuche bien:   no estamos para llevar la contra sino para hacer realidad una Ley que da prioridad  a los pobres del campo. Si necesitamos movilizarnos para defender nuestro derecho a la tierra, lo seguiremos haciendo, como un derecho de ciudadanía consciente. No se olviden que ustedes pidieron gobernar con el pueblo, y el pueblo aquí está presente.
 
Por estas razones, convocamos a la participación de nuestros compañeros a las asambleas, a discutir un proyecto de tierras. Llamamos a las organizaciones de todo el país a sumarse a la lucha por la tierra, a partir de un reclamo  que irá creciendo progresivamente.

Cómo decía el Bebe “los hechos nos unen las palabras nos separan”, por eso llamamos a la unidad de los de a bajo para luchar por ”tierra pa’ trabajar; hoy para esta zona de Bella Unión, donde se quiere sentar un precedente del “Uruguay Productivo”, y donde el trabajador rural no es ni considerado en sus proyectos.

Les mostraremos que podemos sacar grandes frutos de la tierra para nuestra sociedad, para ser repartidos entre nuestra gente.
 

Pero ¡No queremos portavoces , ni padrinos ¡¡ Basta de que otros hablen por nosotros.  Aquí estamos nosotros mismos, ocupando nuestro lugar en la lucha, y recibiendo el apoyo de ustedes para resistir y triunfar. Un abrazo fraterno para todos los compañeros,  a la Comisión de Apoyo, y a todos los que han venido acompañarnos.

“Por la tierra y contra la pobreza”

Viva la lucha por un país más justo y solidario, la lucha por la tierra¡¡¡
Arriba los que luchan¡¡¡

SOCA-UTAA- APAARBU

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres